Cambiar de Hábito ¡Es la clave!

Los malos hábitos afectan tu vida, ponen en peligro tu salud, te restan energía física y mental y hasta te envejecen. Pero eso tú ya lo sabes ¿cierto?… entonces ¿por qué seguimos con estas rutinas nocivas? ¿por qué es tan difícil cambiarlos? y más importante aún: en este punto de tu vida…  ¿habrá algo que podamos hacer al respecto?

Aquí te compartimos algunas respuestas a todas las preguntas anteriores que te haces y brindarte una fórmula, para empezar a cambiar esas costumbres dañinas que le están pasando factura a tu bienestar.

“El hábito es cualquier comportamiento aprendido (no es innato, no nacemos con ningún hábito) mediante la repetición, que se realiza de forma habitual y automática sin apenas pensar en ello. Es un elemento básico del aprendizaje humano. Según los científicos los hábitos, sean positivos o nocivos, se crean porque el cerebro siempre busca la forma de ahorrar esfuerzo, intenta modificar cualquier rutina en un hábito para ahorrar tiempo y energía.“

Autor: Iñaki Kabato, s.f, Titulo: Que es el hábito, Recuperado de: https://www.psicoadapta.es/blog/que-es-el-habito/

Desde un punto de vista más psicológico, podemos afirmar que el ser humano es capaz de acostumbrarse a una acción, al punto de necesitarla para estar bien consigo mismo.

Entonces bien, según estas definiciones citadas, puede haber algunos que beneficien a nuestro cuerpo, mente y desarrollo. Hay otros que no aportan nada provechoso a nuestro organismo y que, a su vez, de forma progresiva, van acabando con nuestra energía, nuestra salud y nos van envejeciendo. Aquí te presentamos algunos:

 

Sedentarismo

Uno de los hábitos nocivos más extendidos es el sedentarismo, consistente en un estilo de vida con poca actividad física. Es un verdadero problema de salud.

Un estilo de vida sedentario, con un bajo grado de actividad física, conlleva un bajo gasto energético, y supone un factor de riesgo en la edad adulta, para la aparición de enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades crónicas.

 

Insomnio tecnológico

La principal causa del insomnio tecnológico es la luz azul que emiten todos los dispositivos a los que estamos conectados. La exposición continua a esta luz, hace que se retrase la secreción de la hormona del sueño, generando que el cerebro se active en vez de relajarse y nos cueste más conciliar el sueño e incluso al lograrlo, impide tener una calidad de sueño óptima. (Lo de “voy a ver un poco las redes sociales a ver si me duermo” definitivamente NO FUNCIONA)

Entre otros efectos negativos, además están los dolores de cabeza, estrés visual, irritación y fatiga ocular.

 

Mala alimentación

Las consecuencias de llevar una mala alimentación –ya sabes: excesiva en procesados, elevada en carbohidratos por sobre tu tolerancia, alta en grasas trans y omega 6, baja en vitaminas, minerales y fibra, y baja en proteína y grasas saludables, son nefastas para nuestra salud, promueve la inflamación sistémica y puede dar lugar a numerosas enfermedades. Por tanto, cuidar nuestra alimentación no debería ser únicamente cuestión de estar [email protected] o no; ya que muchas personas que no sufren sobrepeso también están poniendo en riesgo su salud por llevar una alimentación inadecuada, también puede producirte; cansancio, fatiga, insomnio, inflamación, problemas de estómago e intestino, diabetes y enfermedades cardiovasculares entre otros.

 

Cenar tarde y mal

Cenar tarde (horas tras la puesta del sol) hace que tengas más problemas para un descanso adecuado, porque tu organismo tendrá que hacer la digestión en las horas en que estás durmiendo, para lo que no está preparado. Esto está relacionado con tu ritmo circadiano, que es el reloj biológico con el que nacemos, y respeta el ritmo de la naturaleza.

 

Ser solitario

La soledad, sobre todo si no ha sido escogida, causa desgaste en la salud física y psíquica. Vivir sin compañía propicia malos hábitos de vida que inciden en el metabolismo y en el sistema nervioso. Sentirse [email protected] provoca mayor riesgo de depresión, y aumenta de forma clara el riesgo de sufrir pérdida progresiva de las funciones cognitivas.

Por el contrario, participar en la comunidad y entretenerse y gozar de la compañía de otras personas, sean familiares o amigos, acercan a la felicidad. Recientemente, según un estudio británico publicado en Proceedings of the Royal Society, la corteza prefrontal (parte del cerebro que se sitúa sobre los ojos) está más desarrollada cuanto mayor es el número de amigos con los que uno cuenta. Incluso reír es muy recomendable con efectos positivos en la esfera física y psicológica.

 

 

Fumar

Casi todos saben que fumar provoca cáncer, enfisema y enfermedad cardíaca; que puede acortar la vida en 10 años o más; y que puede costar a un fumador miles de dólares al año. Entonces, ¿por qué las personas siguen fumando? El cuerpo no necesita tabaco de la manera que necesita alimentos, agua, descanso y ejercicio. Y muchas de las sustancias químicas presentes en los cigarrillos, como la nicotina y el cianuro, son verdaderamente venenos que pueden matar en dosis suficientemente altas.

 

Si bien éstos sólo son es la punta del iceberg, ya que existen infinidades de costumbres dañinas, son tan perjudiciales que pueden llevarte a la muerte, entonces te preguntamos ¿Cómo puedo sacar estos malos hábitos de mi vida?

Primero que todo, te decimos que ellos no son más fuertes que tú, ¡ERES UN SER UNICO! Solo tú eres la persona capaz de llevar las riendas de tu vida, así que no le sigas dando poder a estas costumbres tan destructivas.

Tienes que estar [email protected] y poner tu conciencia en todo momento. Cambiar los hábitos requiere en primer lugar su reconocimiento. Mira y date cuenta de que hay algo que se puede mejorar.

Hagámoslo de esta manera, obsérvate hoy y evalúa:

¿Cómo es tu consumo de agua? ¿Cómo está el intestino? ¿Y tú estado de ánimo? ¿Elegirás alimentos que proporcionen energía o roben tu vitalidad? ¿Estiraste tu cuerpo? ¿Alguna vez te has detenido a pensar en los pensamientos que viven en tu cabeza?

Tómate unos minutos para detectarlos, es el primer paso debido a que muchas veces los malos se esconden o se disfrazan y se vuelve difícil atraparlos.

Toma una hoja y lápiz o simplemente escribe una lista de malos hábitos que tienes en tu rutina, y del otro lado tienes que escribir como lo cambiarás o lo remplazarías, es decir algo así:

Otro tips que puedes considerar es la Modificación De Tu Entorno te presentamos un ejemplo: para  acercarte más a esa rutina que quieres incluir en tu día a día, si lo que quieres es incorporar el hábito saludable de correr o caminar ¡MUÉVETE! … y antes de dormir deja las zapatillas al pie de tu cama o la ropa deportiva a la vista y así sabrás que tienes esta actividad pendiente y no podrás dejarla a un lado.

Si no haces nada de esto o incluso nunca te has detenido a analizar tu rutina, puedes empezar haciéndolo hoy. Quizás pueda parecer mucho, pero recuerda que tu cuerpo es donde viven tus hábitos y éstos sean buenos o malos, son los que mantienen tu cuerpo en funcionamiento.

Para concluir queremos decirte que los cambios toman tiempo. Es importante darse el tiempo, no se debe pretender aprender o cambiar las actitudes que tenemos hace años, de la noche a la mañana, así que es recomendable hacer pequeñas modificaciones manteniéndolas durante el tiempo para que el cuerpo se acostumbre de a poco, y no genere estrés por algún cambio tan brusco. No te pongas [email protected] si algún día te sales, no importa, mañana es un nuevo día para hacer las cosas bien. Lo más importante es que aprendas cuál es el mejor camino y proceso para ti y siempre vuelvas a él.

Así que no temas de incorporar nuevos hábitos a tu vida, a cambiar eso que siempre has querido y no te atreves.

Nosotros estaremos para acompañarte.